16 de noviembre.

Estándar

1918

Querido diario:

Cuando decía que quería volver a casa, no me refería a esto.

Llevamos cuatro años muy duros, he perdido a… He perdido la cuenta de la cantidad de soldados a los que he perdido. Eso me ha hecho más fuerte. No puedo crear un vínculo con ellos. Están aquí para matar o ser matados. El motivo principal por el que estamos aquí… Ni yo mismo estoy seguro.

Que si Franz Ferdinand de vacaciones. Que si Franz Ferdinand muerto. Que si ahora uno le declara la guerra al otro. Que si el amigo del otro le declara la guerra al uno. Que si el amigo del uno le declara la guerra al amigo del otro… Y así hasta meternos a todos en este lío.

A nosotros. Porque ellos nunca se meterían aquí a luchar. ¿Para mancharse sus caras ropas de sangre?

Se veía venir que Alemania no estaba contenta. Con nada. Siempre quería más, y más, y más. Y sólo quería menos y menos y menos para nosotros los franceses. ¿Por qué tanto odio? ¿Cierta envidia por Napoleón?

Pero parece que vamos ganando. Tenemos cantidades ingentes de armas. Tenemos escondites y estrategias. O eso me dice el chico que lleva la mensajería. Me recuerda a mí en aquellos tiempos de la Guardia Nacional.

Vamos a ganar. Por aquellos que perdieron.

Anuncios

15 de noviembre.

Estándar

 

1911

Querido diario:

Quiero volver a casa.

Llevo treinta años arrepintiéndome de haberme alistado en el ejército y haber accedido a esto. Tendría que haber ido a la cárcel, aceptar mi destino.

Llevo treinta años yendo y viniendo de un sitio a otro de un continente a otro, viendo atrocidades, cómo están destrozando familias, civilizaciones, culturas enteras. ¿Para qué? Para hacernos creer grandes, porque no supieron hacer bien su trabajo en su momento. Perdimos terrenos, y ahora tenemos que volver a ser mejores. ¿Mejores que quién? ¿Que Gran Bretaña? No son nada a nuestro lado. ¿Que Alemania? A esa no hay quien la pare. Ya por poco la tuvimos hace unos años. Y la vamos a tener dentro de poco como sigan con esas acusaciones sin sentido. Estamos perdiendo Marruecos. ¡Marruecos!

Apenas puedo salir del edificio del gobernador, no soy capaz de mirar a la cara a aquellos con los que compartimos aire. La gran mayoría ni siquiera son conscientes de lo que estamos haciendo con ellos…

Ya no sé en qué creer. Esta no es mi Francia.

14 de noviembre.

Estándar

30/08/1871

Querido diario:

Alemania, como la llaman ahora, se está haciendo grande. Empieza a dar algo de miedo pensar en ello. Y no sabemos qué hacer. Estamos desprotegidos. Mira que lo intentamos con aquello de la Comuna de París, pero nada. Nos acaba de llegar la noticia de que nos suprimen. Que ya no existimos. Después de todo lo que hicimos por esta estúpida nación en la estúpida guerra contra la estúpida Prusia. Que qué clase de nombre para un país era Prusia, a ver, menos mal que han decidido cambiarlo.

Después de la derrota de Sedán, no podíamos más. Teníamos que dar un paso al frente. Tomar nosotros, la Gloriosa Guardia Nacional, las riendas. ¡Hasta contábamos con la ayuda de los civiles! No sé qué pudo salir mal…

No tenemos ni idea de cómo va a acabar lo de Alemania, pero no pinta nada bien para nosotros. Ni para el resto del mundo. Pero ya vendrán otra vez a pedirnos ayuda, como ya hicieron en esas dichosas guerras…

Seguiremos informando…

 

 

 

*los insultos hacia Francia es por el enfado de que hayan suprimido a la Guardia Nacional, en verdad quiere a su patria.

8 de noviembre.

Estándar

Las calles huelen a lavanda. Brillan porque están mojadas. El sutil tacón de sus zapatos le acompaña.

Suelta el humo del cigarrillo que lleva entre los labios, con la cabeza alta y la otra mano en uno de los bolsillos, jugueteando con las pocas monedas que le quedan.

Se sienta en un banco, en un parque cualquiera.

Cierra los ojos e intenta mantenerse firme mientras todas las copas le hacen efecto de golpe. Deja de sentir parte de su cuerpo. Deja de sentir el frío.

Se deja caer en el banco, acabando tumbado. El cigarro se le cae de la boca, agonizando levemente.

Llora, ríe.

Se duerme.

2 de noviembre.

Estándar

Viento.

Frío.

Tu espalda se está quedando helada. Deberías haberte puesto un abrigo.

Miras el reloj, las manecillas parecen no moverse. Miras la pantalla del móvil, por si acaso el reloj se ha quedado sin pilas. Pero nada. Sigue siendo la misma hora.

Y sigues sola.

Bloqueas y desbloqueas el teléfono, constantemente, comprobando que tienes conexión, que te funcionan las aplicaciones de mensajería. Una y otra vez, desesperada.

Las campanas resonaban demasiado fuerte, demasiado pronto.

El vestido te quedaba demasiado grande, demasiado corto.

Tamborileas los dedos, te miras las uñas. Prometiste no volver a mordisquearlas. Pero parecen tan apetitosas…

Miras hacia un lado y relees los últimos mensajes intercambiados.

Estás en el sitio correcto, a la hora acordada.

Espera, ¿cambiaste la hora? Claro, el móvil la cambia sola.

Repasas tu vestimenta. Llevas el pañuelo rojo, bien a la vista, en la cabeza. La chaqueta negra. El bolso azul eléctrico.

Vuelves a mirar el reloj, parecen que los minutos siguen sin pasar.

Empiezas a desesperarte.

¿Y si te ha dejado plantada? ¿Quién no lo haría?

O peor, ¿y si te ha visto, te ha reconocido, pero se ha dado cuenta de que no le gustas?

De repente vibra el móvil.

Un mensaje.

De ella.

Estoy en un atasco, no creo que llegue a tiempo. Lo siento mucho 😞

Respiras hondo y notas como un par de lágrimas intentan salir por tus ojos. Contestas un leve “no te preocupes” y muchos emojis para quitarle hierro al asunto y te levantas. La película empezará esté ella allí o no.

Entras en la sala, vacía como imaginabas.

Te sientas.

La sala se oscurece.

Te rompes.

1 de noviembre.

Estándar

Los pies no le llegan al suelo.

Los brazos cuelgan a ambos lados del torso.

El cuello empieza a estar morado.

La cara azul.

El pelo cortado con rabia cae a mechones descuadrados por ambos hombros.

Su vida colgaba de un árbol, y no podía moverse para treparlo.

No recordaba cómo había llegado allí, ni siquiera era capaz de recordar su nombre. Pero qué más daba, tres minutos más y dejaría de estar en este mundo.

Dos minutos y medio para intentar recordar algo, para encontrar algo por lo que luchar y moverse, ese árbol no aguantaría más de cuatro golpes bien dados, se había fijado mientras le ponían la cuerda alrededor del cuello.

Su madre le enseñó todo lo que sabía sobre naturaleza cuando salían a cazar.

Su madre. La recordaba.

Abrió un poco los ojos y vio las uñas de sus pies, negras, llenas de roña.

Escuchó su risa, su nombre. Vio sus arrugas, sus lágrimas.

Un minuto y medio para reunir las fuerzas necesarias.

Se vio dando las mismas órdenes que le dio ella.

“Nunca vayas al bosque cuando se haya puesto el sol”

“No dejes rastro”

“Vuelve sobre tus pasos”

Se vio con una niña pequeña, de la mano, por el bosque. Cazando, compartiendo sus conocimientos.

Y entonces lo supo.

La imagen de los cuerpos de seguridad encontrándoles en el bosque.

La sensación de la sangre de la pequeña brotar desde su cuello hasta su mano.

El olor a césped, a sangre, a pólvora. El disparo. El golpe.

El crack de la rama que hace que su cuerpo colapse contra el suelo.

 

216/366

Estándar

Bueno, sí, no hice ninguna entrada el día 200, ni creo que la acabe haciendo porque mira. La pereza. No puedo con el verano, qué le voy a hacer.

 

Yo aquí venía a hablar de mi libro. Bueno, de lo que podría ser vuestro libro.

 

Quería poner más detalles, o reunirlos todos en un sitio, sobre lo que os comenté hace unos días. Enlace al hilo aquí.

 

El caso. Como podréis leer, soy Técnico en Preimpresión en Artes Gráficas, y me apasiona todo este mundo de entresijos entre los antes de las cosas impresas. Es una de las profesiones a las que me encantaría dedicarme, pero, como supongo que sabremos, todo el mundo de las Artes Gráficas está jodido. No por lo de “ya no se imprime nada” si no por el “pa qué voy a pagar a alguien pudiendo ver dos vídeos en youtube y descargándome pirata el programa”. Ojo, que yo no le pago a Adobe porque soy pobre y eso.

El caso. Que pa trabajar de esto se necesita un portfolio guapo que te respalde. Y lo queráis o no, hace mucho que no me dedico plenamente a esto, así que ahora veréis a dónde quiero llegar.

 

La cosa es que el curso que viene me gustaría irme a Granada o Salamanca a estudiar la carrera de mis sueños, la cual no está en mi ciudad, por eso me tendría que desplazar. El caso es que mi familia tampoco es que se pueda permitir el pagarme una habitación en algún sitio, por lo que no me quedaría otra que buscar trabajo. Y mira, por qué no intentarlo con esto, que me encanta, y me puede servir de mucho en un futuro.

 

Así que aquí llegáis vosotros. ¿Tenéis un proyecto, un trabajo, una novela, un poemario, un currículo, un cualquier cosa que queráis imprimir y que quede bonito y decente? ¿O simplemente que os guste lo suficiente a vosotros como para conservarlo por el resto de los restos amén? Pues aquí me tenéis. Ofrezco mis servicios completamente gratis para ello (gratis, sí, pero con mis condiciones que estarán abajo). (y si me queréis invitar a algo, yo encantada, mira, no os lo voy a negar).

 

Os cuento, lo pienso hacer gratis (al menos de momento) porque ya os digo que no cuento con la experiencia suficiente como para ponerme a cobrar y eso. Además, me serviría, no sabéis cuánto, para practicar y poder hacer un portfolio completito.

 

Obviamente, si no queréis que vuestra cosa salga en mi portfolio, basta con decírmelo. Sobra decir que borraría cualquier dato personal. Y sobre TFGs o Escritos, pondría una muestra de cómo queda (unas dos o tres páginas, por eso de que tampoco es plan de que os roben el material y eso).

 

Así que eso. Poco más. Tenéis mis mensajes directos de twitter abiertos para cualquier duda, y si os da miedo enseñar la cara (no sé por qué porque no muerdo), también os podéis manifestar aquí.

 

Y ahora, mis condiciones:

 

Suelo trabajar bastante rápido, porque no sé, este verano quiero hacer mil cosas y sentirme productiva. A partir de setiembre, probablemente mi ritmo haciendo estas cosas baje un poco, porque retomaré los estudios y este año quiero presentarme a selectividad. ¿Qué significa eso? Que puede que haga las cosas un poco más a mi ritmo, si veo que no corre demasiada prisa. Si os corre mucha mucha mucha prisa, mira, un aliciente económico estaría bien recibido, para saber que eso verdaderamente os importa.

 

Si queréis ver cosas mías porque no os fiáis, pues me podéis avisar o algo y os mando algunos trabajos que haya hecho.

 

Y nada, creo. Sobretodo me gustaría trabajar con los TFGs, que es algo que la mayoría no se preocupa demasiado.

 

Eso sí, trabajo con InDesign, no con Word. Os pasaría los trabajos en PDF. Pero vamos, que si tenéis la necesidad de hacerlo en word, todo es ponerse a hablarlo y eso.

 

Y nada. Que paséis buen viernes noche.

150/365

Estándar

Hey, pezqueñines. Sí. Otra vez yo.

Me estoy permitiendo darme un pequeño descanso de matemáticas y las tareas de bachillerato (porque eh, sigo con ello) para volver por aquí para hacer un pequeño resumen o no sé. De cuántas vueltas puede dar la vida en 50 días. Desde el 10 de Abril maomeno.

En estos 50 días he visto la nieve (yay), he visto la playa (yay), he viajado mucho y he visto las estrellas (de forma literal). Me he reencontrado con muchísima gente a la que adoro muchísimo y he ido a mi primer festival de música. Y creo que he aprendido a decir que no. Más o menos.

Sin olvidar, claro está las crisis existenciales y la ansiedad de ser una puta vaga que lo deja todo para última hora. Yay.

Y ahora, las fotos.

photo_2017-04-11_14-24-05

Era la primera vez que veía la nieve vale no me lo tengáis en cuenta. (Sierra Nevada, Granada 11/04/2017)

 

 

 

 

No sé por qué se ven tan mal las fotos pero anyway.

 

También he terminado algunas cosas de Cruz Roja: los acompañamientos con niños y adolescentes y un par de acompañamientos que hice con dos señoras muy mayores (que me llegaron demasiado a la patata y tuve que dejarlos).

 

Y no sé. Os dejo con cosas, ¿no?

Un libro: Sigo leyendo muy poquito, pero he empezado Farenheit 451 y por ahora pinta bien.

Una película: Guardianes de la Galaxia 2. Porque mola, oye.

Una canción: Esta vez traería muchas (todas las del interestelar), pero os dejo con un grupo al que fuimos a ver:

Una serie: Os diría que Sense8, porque es brutal, pero también es muy obvio. Así que os recomiendo una serie/documental que está por Netflix: Hot Girls Wanted: Turned On. Va sobre la industria del porno y las nuevas tecnologías. Muy guay, oiga.

 

Y bueno, fotos os he dejado arriba un tocho.

 

Nos veremos por Julio, en el día 200.

 

Besis y ánimo si estáis como yo.

100/365

Estándar

 

Update: Que he contado mal, el día 100 es hoy.

 

¿Qué tal vuestra vida en estos, no sé, quince días? La mía sigue nonstop.

 

Como comenté en alguna que otra entrada anterior, ya era voluntaria super oficial de Cruz Roja, y bueno, en estos días he estado yendo y viniendo de cursos, tanto recibidos como impartidos (que le doy clase a niños pequeños sobre word!!! y me escuchan!!!!!). Y bueno, sigo haciendo mil cosas por minuto.

 

Tengo un poco abandonado bachillerato, pero es un por un buen motivo.

 

Y digamos que mi vida ya no está tan sola desde el treinta y nunca de marzo.

 

 

Sigo cometiendo errores, y me cuesta cada vez más ponerme los pantalones serios para depende qué cosas. He terminado libros, series y películas. Y esta semana santa pretendo hacer más cosas de las que probablemente pueda hacer.

 

 

Y no sé. Que me siento brillante aunque en algunos momentos sienta una sombra en mis hombros riéndose bajito.

 

 

Pero intento no pensar demasiado en ello. Intento.

 

 

Por lo demás, nada. Parece ir todo guay.

 

 

Parece.

 

Anyway, no os vayáis a pensar que me voy a ir sin daros nada más. Como he estado mucho sin aparecer, os traigo una cosa de cada cosa (?).

 

Una serie: Man Seeking Woman. En serio. Qué maravilla de serie. Os dejo una escenilla por aquí y otra por aquí.

Una canción: Bueno, más que una canción, os pongo una lista con obras clásicas. Sí. Es mía. Sí. Es spam. La tenéis aquí.

Una película: Sé que tiene ya unos cuántos meses, pero de las últimas películas que he visto es de las que más me ha gustado: Lego Batman. En serio, es muy buena y muy muy divertida.

Un libro: Últimamente estoy leyendo super poco, por no decir que no estoy leyendo nada. El último que leí fue Los Santos Inocentes, de Miguel Delibes, y aunque no me terminara de convencer el estilo narrativo, he de decir que el libro se me hizo menos pesado de lo que pensaba que me iba a resultar.

Una frase:

No tengo té caliente, pero si quieres te caliento.

Una imagen:

DSC_0074.JPG

 

Y nada. Feliz Semana Santa.

84/365

Estándar

Las crisis cíclicas que no alarmaron nunca a nadie.
Vuelvo a pensar que esto (hablo de WordPress) es inutil. Pero esta vez lo pienso de verdad. Porque últimamente tengo 0 tiempo y 0 ganas de nada, las entradas han perdido la poca calidad que podrían tener y bueno. Ya no sé de qué escribir.

Y el hecho de obligarme a pierde un poco de sentido, por eso mismo, porque todo me resulta un poco mierda últimamente y el tener que recordar diariamente lo mal que suele ir todo, o lo plano que es pues bueno. No me hace gracia.

Así que aquí, en la de ayer sábado 25 de marzo de 2017, pongo un pequeño parón. No dejaré WordPress porque probablemente escriba algo todas las semanas, o un par de veces al mes. Pero no volveré a escribir diariamente.

De todas formas, apenas recibo el feedback que recibía al principio, y las estadísticas han bajado mucho y eso.

Ha sido un placer y siento haberos hecho leer mi mierda a los que os habéis decidido quedar.
Recordad que tenéis que beber agua y eso.