3 de noviembre

Estándar

El único sitio donde los arcos vuelan, pero no hacen daño. Donde las estacadas dan, donde menos duelen. Inunda el silencio, pero a la vez los gritos.

Los pies no se mueven, las manos tampoco. No sirve de nada correr, ni tirarse al suelo. No sirve de nada respirar, ni siquiera esperar.

Se santigua, aunque no sabe por qué. Echa a andar, los tacones repican, acusándole. Cómo se atrevía a irse. Cómo se había atrevido a ir allí. De esa guisa.

Anda despacio, sigue sin estar acostumbrado a esos zapatos. Suspira y se los quita, los sujeta con la mano derecha. Con la izquierda lleva un ramo de petunias.

Acaba de llegar y ya está escuchando sus voces, diciéndole que no es suficiente. Que no entienden qué hace.

Tira el ramo, sin mirar. Ya todo le da igual.

Espera acallar esas voces con el golpe de los pétalos en el suelo.

Es quien es. Y quien quiera ser. Será él. Será ella. Será todo. Será nada.

Se quita la peluca, enciende un cigarro. Ríe de forma amarga.

Una nueva vida empieza.

Anuncios

2 de noviembre.

Estándar

Viento.

Frío.

Tu espalda se está quedando helada. Deberías haberte puesto un abrigo.

Miras el reloj, las manecillas parecen no moverse. Miras la pantalla del móvil, por si acaso el reloj se ha quedado sin pilas. Pero nada. Sigue siendo la misma hora.

Y sigues sola.

Bloqueas y desbloqueas el teléfono, constantemente, comprobando que tienes conexión, que te funcionan las aplicaciones de mensajería. Una y otra vez, desesperada.

Las campanas resonaban demasiado fuerte, demasiado pronto.

El vestido te quedaba demasiado grande, demasiado corto.

Tamborileas los dedos, te miras las uñas. Prometiste no volver a mordisquearlas. Pero parecen tan apetitosas…

Miras hacia un lado y relees los últimos mensajes intercambiados.

Estás en el sitio correcto, a la hora acordada.

Espera, ¿cambiaste la hora? Claro, el móvil la cambia sola.

Repasas tu vestimenta. Llevas el pañuelo rojo, bien a la vista, en la cabeza. La chaqueta negra. El bolso azul eléctrico.

Vuelves a mirar el reloj, parecen que los minutos siguen sin pasar.

Empiezas a desesperarte.

¿Y si te ha dejado plantada? ¿Quién no lo haría?

O peor, ¿y si te ha visto, te ha reconocido, pero se ha dado cuenta de que no le gustas?

De repente vibra el móvil.

Un mensaje.

De ella.

Estoy en un atasco, no creo que llegue a tiempo. Lo siento mucho 😞

Respiras hondo y notas como un par de lágrimas intentan salir por tus ojos. Contestas un leve “no te preocupes” y muchos emojis para quitarle hierro al asunto y te levantas. La película empezará esté ella allí o no.

Entras en la sala, vacía como imaginabas.

Te sientas.

La sala se oscurece.

Te rompes.

1 de noviembre.

Estándar

Los pies no le llegan al suelo.

Los brazos cuelgan a ambos lados del torso.

El cuello empieza a estar morado.

La cara azul.

El pelo cortado con rabia cae a mechones descuadrados por ambos hombros.

Su vida colgaba de un árbol, y no podía moverse para treparlo.

No recordaba cómo había llegado allí, ni siquiera era capaz de recordar su nombre. Pero qué más daba, tres minutos más y dejaría de estar en este mundo.

Dos minutos y medio para intentar recordar algo, para encontrar algo por lo que luchar y moverse, ese árbol no aguantaría más de cuatro golpes bien dados, se había fijado mientras le ponían la cuerda alrededor del cuello.

Su madre le enseñó todo lo que sabía sobre naturaleza cuando salían a cazar.

Su madre. La recordaba.

Abrió un poco los ojos y vio las uñas de sus pies, negras, llenas de roña.

Escuchó su risa, su nombre. Vio sus arrugas, sus lágrimas.

Un minuto y medio para reunir las fuerzas necesarias.

Se vio dando las mismas órdenes que le dio ella.

“Nunca vayas al bosque cuando se haya puesto el sol”

“No dejes rastro”

“Vuelve sobre tus pasos”

Se vio con una niña pequeña, de la mano, por el bosque. Cazando, compartiendo sus conocimientos.

Y entonces lo supo.

La imagen de los cuerpos de seguridad encontrándoles en el bosque.

La sensación de la sangre de la pequeña brotar desde su cuello hasta su mano.

El olor a césped, a sangre, a pólvora. El disparo. El golpe.

El crack de la rama que hace que su cuerpo colapse contra el suelo.

 

216/366

Estándar

Bueno, sí, no hice ninguna entrada el día 200, ni creo que la acabe haciendo porque mira. La pereza. No puedo con el verano, qué le voy a hacer.

 

Yo aquí venía a hablar de mi libro. Bueno, de lo que podría ser vuestro libro.

 

Quería poner más detalles, o reunirlos todos en un sitio, sobre lo que os comenté hace unos días. Enlace al hilo aquí.

 

El caso. Como podréis leer, soy Técnico en Preimpresión en Artes Gráficas, y me apasiona todo este mundo de entresijos entre los antes de las cosas impresas. Es una de las profesiones a las que me encantaría dedicarme, pero, como supongo que sabremos, todo el mundo de las Artes Gráficas está jodido. No por lo de “ya no se imprime nada” si no por el “pa qué voy a pagar a alguien pudiendo ver dos vídeos en youtube y descargándome pirata el programa”. Ojo, que yo no le pago a Adobe porque soy pobre y eso.

El caso. Que pa trabajar de esto se necesita un portfolio guapo que te respalde. Y lo queráis o no, hace mucho que no me dedico plenamente a esto, así que ahora veréis a dónde quiero llegar.

 

La cosa es que el curso que viene me gustaría irme a Granada o Salamanca a estudiar la carrera de mis sueños, la cual no está en mi ciudad, por eso me tendría que desplazar. El caso es que mi familia tampoco es que se pueda permitir el pagarme una habitación en algún sitio, por lo que no me quedaría otra que buscar trabajo. Y mira, por qué no intentarlo con esto, que me encanta, y me puede servir de mucho en un futuro.

 

Así que aquí llegáis vosotros. ¿Tenéis un proyecto, un trabajo, una novela, un poemario, un currículo, un cualquier cosa que queráis imprimir y que quede bonito y decente? ¿O simplemente que os guste lo suficiente a vosotros como para conservarlo por el resto de los restos amén? Pues aquí me tenéis. Ofrezco mis servicios completamente gratis para ello (gratis, sí, pero con mis condiciones que estarán abajo). (y si me queréis invitar a algo, yo encantada, mira, no os lo voy a negar).

 

Os cuento, lo pienso hacer gratis (al menos de momento) porque ya os digo que no cuento con la experiencia suficiente como para ponerme a cobrar y eso. Además, me serviría, no sabéis cuánto, para practicar y poder hacer un portfolio completito.

 

Obviamente, si no queréis que vuestra cosa salga en mi portfolio, basta con decírmelo. Sobra decir que borraría cualquier dato personal. Y sobre TFGs o Escritos, pondría una muestra de cómo queda (unas dos o tres páginas, por eso de que tampoco es plan de que os roben el material y eso).

 

Así que eso. Poco más. Tenéis mis mensajes directos de twitter abiertos para cualquier duda, y si os da miedo enseñar la cara (no sé por qué porque no muerdo), también os podéis manifestar aquí.

 

Y ahora, mis condiciones:

 

Suelo trabajar bastante rápido, porque no sé, este verano quiero hacer mil cosas y sentirme productiva. A partir de setiembre, probablemente mi ritmo haciendo estas cosas baje un poco, porque retomaré los estudios y este año quiero presentarme a selectividad. ¿Qué significa eso? Que puede que haga las cosas un poco más a mi ritmo, si veo que no corre demasiada prisa. Si os corre mucha mucha mucha prisa, mira, un aliciente económico estaría bien recibido, para saber que eso verdaderamente os importa.

 

Si queréis ver cosas mías porque no os fiáis, pues me podéis avisar o algo y os mando algunos trabajos que haya hecho.

 

Y nada, creo. Sobretodo me gustaría trabajar con los TFGs, que es algo que la mayoría no se preocupa demasiado.

 

Eso sí, trabajo con InDesign, no con Word. Os pasaría los trabajos en PDF. Pero vamos, que si tenéis la necesidad de hacerlo en word, todo es ponerse a hablarlo y eso.

 

Y nada. Que paséis buen viernes noche.

181/365: Wonder Woman

Estándar

Quiero empezar diciendo que no me he leído los cómics de Wonder Woman y que voy a hablar sólo de la película. Y aviso a navegantes de que puede que haya spoilers, pero que los avisaré. También comentar que no he hecho muchas reviews de cine (porque en su día nadie quiso) y que no sé muy bien cómo hacerlas, así que yo voy a ir comentando cosas tal como las vaya recordando.

Así pues, vayamos a.

Por qué Wonder Woman me cabreó tanto.

Partamos de la base de que yo mucho cine no he visto. Y del poco que he visto sólo he considerado dos películas (hasta ver esta) como malas malísimas de madre mía vaya tiempo perdido (Skyline y Lobezno). También que no soy muy de películas de superhéroes. Pero joder, era wonder woman y había escuchado críticas muy buenas sobre ella (y críticas de meh, no está mal, pero ninguna crítica mala).

Eso me lleva a pensar que a lo mejor me he equivocado de película y he visto otra, porque vamos.

No voy a comentar el acento/forma de hablar de las amazonas porque ya había leído que era raruno, y sinceramente me lo esperaba mucho peor.

Soy muy fan, así en general, de lo misterioso que es todo de “uuuu wonder woman tiene algo pero no le digamos qué uuuuu qué será uuuu”, aunque les faltaba un perro mirando de forma sospechosa.

Spoiler: ¿Os fijásteis en que después de los años de repente el acceso a la Matadioses desaparece? ¿O es que a Diane no le apetecía subir escaleras y prefería partirse las uñas contra la torre?

Bueno, también muy fan del parkour y las volteretas COMPLETAMENTE INNECESARIAS en cada escena de pelea acompañadas por su buena cámara lenta y por su CGI regulero.

Tampoco voy a comentar lo jodidamente inútil que me parecen las armaduras que tienen las amazonas, porque en fin. Supongo que sería por aquello de que no se veían venir una guerra o algo.

Pasemos al momento sirenita.

Spoiler, inciso: ¿¡Por qué la barrera a la isla paraíso es tan mierda!? Pon un segurata o algo en la puerta pidiendo el DNI o algo.

¿Por qué Crispín no lleva casco cuando se monta en un avión? No estoy puesta en historia de los cascos, y no sé si existirían como tal, pero al menos unas gafitas sí, ¿no? Pa los mosquitos y eso.

¿Por qué las amazonas no se dan cuenta HASTA EL FINAL que Crispín es de los buenos?

Spoiler/Inciso: ¿Vosotros también visteis como muy innecesario y largo y con calzador toda la conversación del barquito sobre dormir juntos? ¿Y todo lo de la sauna esa?

Ah, Crispín, el rollito de por encima de la media sobraba un poco.

Y AQUÍ ES DONDE VEMOS A LA BIUTIFUL WONDER WOMAN LLEVANDO EL TRAJE SUPER COMPLETO Y PREPARADO PARA CUALQUIER BATALLA… CON UNAS CUÑAS DE VÉRTIGO.

Bueno, Wonderbra llega a la maravillosa y preciosa Londres. Que por cierto, con esa contaminación, tenía entendido que sólo podían conducir las matrículas pares, y el coche que sale es impar, dónde está tu dios ahora, Manuela Carmena, eh, eh.

Aquí llega mi parte favorita, la parte de Wonderbra tiene cinco años, es tonta del culo, y necesita a Crispín detrás suya diciéndole “wonderwoman no”, “wonderwoman por aquí”, “wonderwoman la espada”. Que vale, que Wonderbra es nueva en la ciudad y todo eso, pero coño. Que no es tan tonta. Creo.

Me salto toda la parte de los políticos y Wonderbra probándose trajes porque no sé qué decir de ello salvo que Diane, por favor, respira hondo antes de gritar.

A partir de aquí ya lo tengo todo un poco confuso, la verdad. Pero vamos, Elena Anaya hace muy bien de La Mujer con la Máscara de Porcelana.

 

Que también, lanzo una pregunta al viento. ¿A vosotros también os ha parecido un poco muy excesivo la cantidad de personajes secundarios que intentaban ir de graciosillos? Porque llega un momento en el que es un poco insoportable.

Pero en fin, sigamos.

La pelea bueno, guay, a ver. Qué se le va a pedir a una pelea. Que también digo yo que le podrían haber explicado un poco a Wonderbra de qué iba la pelea, no sé. Que le dicen solo “mira, estos son los malos porque… porque sí”. Y ella les hace caso porque, repito, wonderbra en esta película es un poco tonta. Ah, y tanto quejarse de que los hombres ay que matan a muchos hombres ay ay, pero guapa, bien que los matas tú también sin miramientos ni siquiera preguntar si quieren un café o algo. O SIN ASEGURARTE DE QUÉ BANDO SON, ni interesarte en por qué están ahí. O a lo mejor eso se lo han explicado y yo me lo he perdido entre tanto farfullo interno. (Os dejo esta reflexión del gran Flabas)

(Como bien comentaba Antonio en aquí: que también podrían cortarse un poco los americanos/ingleses en su odio a los alemanes, haberle puesto una cara o algo, o al menos un nombre, que me recuerdan a esto, por lo de Nazi nº4 y Nazi nº 86 (tenéis que veros esta serie pls)).

Bueno, como excusa al por qué parece que me estoy saltando partes importantes: tengo un problema con las películas de trama /seria/. Me cuesta seguir las tramas /serias/ y /complejas/ porque tengo la capacidad de concentración de una mosca. Así que bueno, puede que me haya perdido detalles importantes porque soy un poco tonta.

El caso. Detalle importante: Podrían haberle puesto unos cinco centímetros más a la falda de Wonderbra, DIGO YO, que se le ve el culo (no así de refilón, no, se le ve ahí bien visto) en más de un plano. Y las rajas que tiene por delante también me sobran un poco, porque también se le ve varias veces el doblez de la carne sobre las bragas en la zona de la ingle. Así que lo de que no la han sexualizado me lo paso un poco por las bragas.

Que vale, que el traje original es más o menos así, pero coño, que no estoy pidiéndole unos pantalones de cuero ni un jersey de cuello vuelto. Sólo he dicho cinco centímetros más de falda.

Anyway, anyhow, continuemos.

Ares…

Ares.

Ya está.

Es que no tengo nada más que decir.

Salvo, SPOILER, madre mía la licantropía cómo está hoy día.

Y madre mía Ares actor porno ochentero.

Spoiler/inciso/reflexión: Tenía la pequeña esperanza de que cuando Ares se carga la espada de Wonderbra fuera porque la sufragista secretaria le ha hecho un chanchullo y le ha cambiado las armas, dándole una réplica porque Ares en verda es la señora o yoqse, algo más movidote y curioso más que poner a Ares al puto cojo de los cojones. Que pa ser un dios bien que andas mal. Además, el poner a Ares como sufragista me parece hasta lógico para la peñita wapa de Hollywood.

Esa última frase no tiene sentido, pero mira, tampoco lo tiene mucho la película, qué le vamos a hacer.

Ah, otro spoiler/inciso/reflexión: me encanta, no sabéis cuánto, que todas las putas balas estallen en los brazaletes de Claire’s de Wonderbra, menos la puta bala que le dispara el puto alemán, que REBOTA y se le mete JUSTO EN LA PISTOLA.

AH, Y MI ESCENA FAVORITA (hay muchos spoilers). CUANDO WONDERWOMAN LE CLAVA LA ESPADA Y RESULTA QUE JAJ NO ERA ÉL, Y BAJA A HABLAR CON EL OTRO Y LE VA A DAR Y OH VAYA QUE NO ESTÁ AQUÍ LA ESPADA

Y CAMBIAN DE ESCENA

Y VUELVEN AL FARO ESE DE MADERA Y SE LE VE BAJANDO CON LA ESPADA

Mira, no me fui por respeto.

 

Y mira, no sé. Me pondría a farfullar más, pero es que entre las cuñas del traje, la falda tan corta y el mensaje de Sailor Moon/inteligencia emocional de “yo trabajo porque el amor mola”, no puedo más.

 

Y ya está. Si os ha gustado pues decidmelo y tal, y si queréis que hable de más pelis pues también me lo podéis decir, que a mí estas cosas me gustan. Y si no os ha gustado, pues lo siento, chiquis, pa gusto los colores. Tampoco vengáis a decirme “mimimi esto está mal porque yo no pienso así” porque mira. En fin.

 

Y nada, que buenos días y feliz viernes. Porque hoy es viernes, ¿no?

150/365

Estándar

Hey, pezqueñines. Sí. Otra vez yo.

Me estoy permitiendo darme un pequeño descanso de matemáticas y las tareas de bachillerato (porque eh, sigo con ello) para volver por aquí para hacer un pequeño resumen o no sé. De cuántas vueltas puede dar la vida en 50 días. Desde el 10 de Abril maomeno.

En estos 50 días he visto la nieve (yay), he visto la playa (yay), he viajado mucho y he visto las estrellas (de forma literal). Me he reencontrado con muchísima gente a la que adoro muchísimo y he ido a mi primer festival de música. Y creo que he aprendido a decir que no. Más o menos.

Sin olvidar, claro está las crisis existenciales y la ansiedad de ser una puta vaga que lo deja todo para última hora. Yay.

Y ahora, las fotos.

photo_2017-04-11_14-24-05

Era la primera vez que veía la nieve vale no me lo tengáis en cuenta. (Sierra Nevada, Granada 11/04/2017)

 

 

 

 

No sé por qué se ven tan mal las fotos pero anyway.

 

También he terminado algunas cosas de Cruz Roja: los acompañamientos con niños y adolescentes y un par de acompañamientos que hice con dos señoras muy mayores (que me llegaron demasiado a la patata y tuve que dejarlos).

 

Y no sé. Os dejo con cosas, ¿no?

Un libro: Sigo leyendo muy poquito, pero he empezado Farenheit 451 y por ahora pinta bien.

Una película: Guardianes de la Galaxia 2. Porque mola, oye.

Una canción: Esta vez traería muchas (todas las del interestelar), pero os dejo con un grupo al que fuimos a ver:

Una serie: Os diría que Sense8, porque es brutal, pero también es muy obvio. Así que os recomiendo una serie/documental que está por Netflix: Hot Girls Wanted: Turned On. Va sobre la industria del porno y las nuevas tecnologías. Muy guay, oiga.

 

Y bueno, fotos os he dejado arriba un tocho.

 

Nos veremos por Julio, en el día 200.

 

Besis y ánimo si estáis como yo.

100/365

Estándar

 

Update: Que he contado mal, el día 100 es hoy.

 

¿Qué tal vuestra vida en estos, no sé, quince días? La mía sigue nonstop.

 

Como comenté en alguna que otra entrada anterior, ya era voluntaria super oficial de Cruz Roja, y bueno, en estos días he estado yendo y viniendo de cursos, tanto recibidos como impartidos (que le doy clase a niños pequeños sobre word!!! y me escuchan!!!!!). Y bueno, sigo haciendo mil cosas por minuto.

 

Tengo un poco abandonado bachillerato, pero es un por un buen motivo.

 

Y digamos que mi vida ya no está tan sola desde el treinta y nunca de marzo.

 

 

Sigo cometiendo errores, y me cuesta cada vez más ponerme los pantalones serios para depende qué cosas. He terminado libros, series y películas. Y esta semana santa pretendo hacer más cosas de las que probablemente pueda hacer.

 

 

Y no sé. Que me siento brillante aunque en algunos momentos sienta una sombra en mis hombros riéndose bajito.

 

 

Pero intento no pensar demasiado en ello. Intento.

 

 

Por lo demás, nada. Parece ir todo guay.

 

 

Parece.

 

Anyway, no os vayáis a pensar que me voy a ir sin daros nada más. Como he estado mucho sin aparecer, os traigo una cosa de cada cosa (?).

 

Una serie: Man Seeking Woman. En serio. Qué maravilla de serie. Os dejo una escenilla por aquí y otra por aquí.

Una canción: Bueno, más que una canción, os pongo una lista con obras clásicas. Sí. Es mía. Sí. Es spam. La tenéis aquí.

Una película: Sé que tiene ya unos cuántos meses, pero de las últimas películas que he visto es de las que más me ha gustado: Lego Batman. En serio, es muy buena y muy muy divertida.

Un libro: Últimamente estoy leyendo super poco, por no decir que no estoy leyendo nada. El último que leí fue Los Santos Inocentes, de Miguel Delibes, y aunque no me terminara de convencer el estilo narrativo, he de decir que el libro se me hizo menos pesado de lo que pensaba que me iba a resultar.

Una frase:

No tengo té caliente, pero si quieres te caliento.

Una imagen:

DSC_0074.JPG

 

Y nada. Feliz Semana Santa.

84/365

Estándar

Las crisis cíclicas que no alarmaron nunca a nadie.
Vuelvo a pensar que esto (hablo de WordPress) es inutil. Pero esta vez lo pienso de verdad. Porque últimamente tengo 0 tiempo y 0 ganas de nada, las entradas han perdido la poca calidad que podrían tener y bueno. Ya no sé de qué escribir.

Y el hecho de obligarme a pierde un poco de sentido, por eso mismo, porque todo me resulta un poco mierda últimamente y el tener que recordar diariamente lo mal que suele ir todo, o lo plano que es pues bueno. No me hace gracia.

Así que aquí, en la de ayer sábado 25 de marzo de 2017, pongo un pequeño parón. No dejaré WordPress porque probablemente escriba algo todas las semanas, o un par de veces al mes. Pero no volveré a escribir diariamente.

De todas formas, apenas recibo el feedback que recibía al principio, y las estadísticas han bajado mucho y eso.

Ha sido un placer y siento haberos hecho leer mi mierda a los que os habéis decidido quedar.
Recordad que tenéis que beber agua y eso.

83/365

Estándar

Un dos tres cuatro, cinco seis siete y

La bachata se me da bien, la salsa no. Una pena.

Y las risas en sociedad. Comparar el trap con El Fary. Y con Wagner. Sentirme blessed para los próximos 30 años.

Beber, reír y disfrutar. 

Tus lágrimas en mi hombro, y mis respuestas tímidas, ya olvidadas. Mejor, creo.

De todas formas. Sí a todo.