13 de noviembre.

Estándar

Paraíso Cerrado.

Los coches pasan despacio, la cumbia suena alegrando las calles. La gente baila, despreocupada, sonriendo, cantando a voces. La noche es cerrada, pero las luces decorativas hacen que esta calle sea hasta más preciosa cuando el sol no está. Los colores de las paredes relucen, haciendo más festiva la noche.

Hace un calor desmesurado para esta época del año, pero como si importara. Es una excusa más para llevar la falda más corta, la camiseta más fina.

Pido otra bebida, mirando distraída cómo disfruta la gente, cómo pueden ser tan felices con tan poco. Llega, con una sonrisa demasiado perfecta del camarero, y al levantar la vista, te veo allí. Al otro lado del remolino de bailes, estás tú, con la camisa que dijiste que llevarías, con el sombrero que tan bien te queda, los pantalones que mejor se ajustan a tu figura.

Te sonrío, pero finjo que no te he visto. Desvío la mirada, perdiéndome entre las faldas de las señoras. Noto que te acercas, lo noto en la sangre, en el aire. Pasas por mi lado, rozando mi pierna, pero sin mirarme. Cruzas lo que queda de bar para acabar al final de la barra.

Nuestro lugar.

Yo me quedo en mi sitio, calentando el hielo con las manos, intentando mantener la vista en la danza hipnótica, dándote la espalda. Esa vista que tanto sé que te gusta.

El baile se vuelve poco a poco más violento, más salvaje. Los cuerpos se juntan más, y anhelo con fuerzas el tuyo sobre el mío (con tu fuerza). Apuro como puedo lo que me queda en el vaso y me giro despacio para pedir otra.

Finjo sorpresa al ver al camarero con otra en la mano y un “de parte del caballero” en los labios, tú al final del pulgar chivato. Sonrío, con una timidez inesperada. Te veo reír al fondo, cómo te levantas y te acercas.

-¿Está ocupado?

-Si quieres sí.

Ríes, cómplice, y te sientas a mi lado, con las piernas muy cerca de las mías.

-¿Cuánto más tengo que fingir que no te conozco?

-Hasta que consigas llevarme a la cama.

Te guiño un ojo y me levanto rápida, yendo al centro del local, dispuesta a darlo todo con la próxima canción que suene. Te levantas, encantado y me sigues el juego.

Me coges por la cintura, te cojo del cuello. Te miro la barba, me miras el escote. Acerco mi cadera a la tuya, cuelas tus piernas entre las mías.

La música se vuelve aún más intensa. Somos uno, estamos sudando. Cada vez hay más espacio a nuestro al rededor, la gente se aparta para ser espectadores del espectáculo que estamos dando. Nuestros pasos van a tiempo, nuestros cuerpos al mismo son.

Termina la canción, conmigo suspendida en el aire entre tus brazos y con la respiración agitada. Te miro a los ojos, los ojos más azules que jamás veré. Me levantas, para ponerme de pie, pero aprovecho el impulso y mando a la mierda el juego.

Nos besamos, con fuerza, con el aplauso atronador del público. Pero para mí no existe nada más que tú.

El beso sigue, y paramos justo a tiempo. Nos miramos de nuevo a los ojos, ambos sonrojados y con una sonrisa de adolescente enamorado. Me das la mano y salimos del bar, a toda prisa.

-¡L-las bebidas! -consigo gritar a mitad de la carrera.

-Las pagué antes de salir a bailar, tonta.

Ríes, con esa cadencia que tanto me alegra y no puedo evitar reír contigo.

Tiras de mí, ya que no sé el camino. Has dejado el coche cerca.

Las luces se encienden, dándonos la bienvenida y entramos, con prisa. Suspiramos a la vez y nos da la risa tonta. Te acercas para intentar besarme, pero me echo hacia atrás.

-Conduce.

Intento ponerme seria, para luego disfrutarnos más. Enciendo la radio, despreocupada, de repente sin prisa. Suenan canciones sobre corazones olvidados en ciudades. Tarareo, mientras me pongo el cinturón. Vuelvo a mirarte, estás quieto, observando. Enarco una ceja.

-¿No vas a conducir?

Despiertas y te mueves con prisas. No atinas con el cinturón y tengo que cogerlo de tus manos para engancharlo yo. Pides perdón, pero antes de que acabes la frase, pongo un dedo en tus labios.

-Con-du-ce.

Asientes y arrancas el coche.

-Siento que el hotel esté tan lejos… Era lo más barato que pude encontrar.

Pongo una mano en tu pierna y noto cómo te pones tenso.

-No te preocupes. -Susurro, acariciándote por encima del pantalón.

Te escucho tragar saliva y removerte en el asiento. Sigo acariciando la suave tela, subiendo y bajando por el muslo. Poco a poco subo más, al ritmo que la canción sugiere, llegando a rozar tu entrepierna, todavía no lo suficientemente abultada.

Habrá que hacer algo, digo yo.

Me entretengo siguiendo las costuras de tu cremallera, perdiendo los dedos a un lado y al otro, presionando un poco, tanteando el terreno. Te encuentro y lo celebro con una sonrisa y varios toques leves, intentando terminar de despertarte.

Intentas bajar una mano e imitarme, pero te corto el movimiento con el brazo. Me miras, algo perdido.

-Las manos en el volante.

Suspiras resignado y sigo con mi aventura. Voy más allá de la cremallera, desabrochando y creando un nuevo espacio para explorar y divertirme.

No hay prisa, al menos por mi parte. Por tus partes sí se ve que algo más de prisa corre.

Pisas el acelerador y abres un poco la ventana. Tienes la mirada fija en la carretera y no sabes lo muchísimo que me pones así de concentrado.

Vuelvo a acariciar cada costura de tu ropa interior, rodeando toda tu erección para luego seguirla suavemente.

Carraspeas para llamar mi atención (no sabes que ya la tienes por completo). Veo que has parado el coche y que estamos en la puerta del hotel. Río por lo bajo y me quito el cinturón, dejando el problema en tus manos.

Salgo del coche y entro en el edificio, con prisa. Quiero verte salir del vehículo.

 

[Fin de la Parte I]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s